Lo que necesitas saber sobre las decisiones de política de dividendos: Una guía básica

Las políticas de dividendos son cruciales para las empresas y los inversores, ya que establecen cómo se distribuyen las ganancias en forma de dividendos.

Comprender estas políticas ayuda a tomar decisiones de inversión informadas y gestionar las expectativas financieras.

ADVERTISEMENT

Aquí tienes una guía completa sobre las políticas de dividendos, que incluye sus tipos, los factores que afectan a la política de dividendos y cómo funcionan.

¿Qué es una Política de Dividendos?

Una política de dividendos es un conjunto de reglas que guían cuánto y con qué frecuencia una empresa paga sus ganancias en forma de dividendos. 

Cuando una empresa tiene ganancias, decide si retenerlas o distribuir dividendos a los accionistas, una elección influenciada por diversas teorías de dividendos.

ADVERTISEMENT

¿Qué es un Dividendo?

Un dividendo es una parte de las utilidades de una empresa que se otorga a los accionistas como recompensa por su inversión en la empresa. 

La administración de la empresa tiene que asignar las utilidades para satisfacer a todos los interesados, pero los accionistas tienen prioridad porque asumen el mayor riesgo. 

Algunos ejemplos de dividendos incluyen:

ADVERTISEMENT
  1. Dividendo en Efectivo: Es un dividendo pagado en efectivo, lo que disminuirá las reservas de efectivo de la empresa.
  2. Acciones de Bonificación: Son acciones adicionales otorgadas a los accionistas sin costo, por lo general junto con un dividendo en efectivo, no como sustituto.

Tipos de Estrategias de Dividendos

La política de dividendos de una empresa puede influir en su valor. La política debe estar alineada con los objetivos de la empresa y maximizar el valor para los accionistas.

Los accionistas son propietarios de la empresa, pero el consejo de administración decide sobre la distribución de beneficios.

Los directores consideran factores como el potencial de crecimiento y los proyectos futuros al decidir sobre los dividendos. Las empresas pueden elegir entre diversas políticas de dividendos.

#1. Estrategia de Dividendos Regulares

Bajo una política de dividendos regulares, la empresa paga dividendos anuales a los accionistas. 

Las ganancias extras se mantienen como utilidades retenidas, y los dividendos se pagan incluso en caso de pérdida. 

Esta política es adecuada para empresas con flujo de efectivo estable y ganancias, ofreciendo dividendos de bajo riesgo pero modestos en el contexto de la gestión de dividendos y políticas de dividendos.

#2. Estrategia de Dividendos Estables

Una política de dividendos estable paga un porcentaje fijo de las ganancias como dividendos, como el 6%, independientemente de las ganancias anuales.

Los dividendos fijos se pagan independientemente del tamaño de las ganancias, lo que crea riesgos para los inversores, ya que los montos de los dividendos fluctúan con las ganancias.

Los accionistas enfrentan incertidumbre en sus ganancias por dividendos.

#3. Estrategia de Dividendos Irregulares

Una política de dividendos irregular significa que la empresa no está obligada a pagar dividendos. La junta directiva puede elegir distribuir ganancias o reinvertirlas.

Esta estrategia es utilizada por empresas con flujos de efectivo impredecibles o liquidez limitada, lo que supone alto riesgo para los inversores que pueden no recibir dividendos.

#4. Estrategia Sin Dividendos

Bajo una estrategia sin dividendos, la empresa no distribuye dividendos a los accionistas. En su lugar, todos los beneficios son reinvertidos en el negocio para un crecimiento futuro.

Las empresas que siguen esta estrategia suelen estar expandiéndose rápidamente, y los accionistas invierten en ellas por el potencial de apreciación del valor de las acciones en lugar de los pagos de dividendos.

Factores que Influyen en las Decisiones de Dividendos

Varios factores afectan las decisiones de dividendos de una empresa:

  1. Monto de las Ganancias: Los dividendos provienen de ganancias actuales y pasadas. Ganancias más altas pueden resultar en dividendos más grandes, mientras que las ganancias más bajas pueden dar lugar a dividendos más pequeños.
  2. Estabilidad de las Ganancias: Las empresas con ganancias consistentes suelen poder ofrecer mayores dividendos en comparación con aquellas con ganancias inestables.
  3. Consistencia de los Dividendos: Algunas empresas buscan mantener una tasa de dividendos constante para satisfacer a los accionistas y mejorar su reputación. Si hay potencial para altas ganancias, se podría declarar un dividendo más alto; si las ganancias son temporales o no están aumentando, se podría declarar un dividendo más bajo o estándar.
  4. Oportunidades de Crecimiento: Las empresas con planes de crecimiento futuro pueden retener más ganancias para financiar nuevos proyectos, lo que lleva a dividendos más bajos en comparación con empresas sin tales planes.
  5. Flujo de Efectivo: Los pagos de dividendos están vinculados al flujo de efectivo. Una empresa rentable con efectivo limitado podría pagar dividendos más bajos, mientras que una empresa con excedente de efectivo puede permitirse pagar dividendos más altos.
  6. Política Impositiva: Las tasas de dividendos también pueden ser influenciadas por las políticas tributarias del gobierno. Actualmente, los ingresos por dividendos son libres de impuestos para los accionistas, por lo que podrían preferir dividendos más altos. Sin embargo, la decisión final recae en la empresa.
  7. Reacción del Mercado de Valores: Existe una relación directa entre las tasas de dividendos y el valor de mercado de una acción. Los dividendos más altos pueden afectar positivamente los precios de las acciones, mientras que los dividendos más bajos podrían impactarlos negativamente. Por lo tanto, la dirección debe considerar el efecto potencial en los precios de las acciones al decidir sobre las tasas de dividendos.

¿Quién toma la decisión de los dividendos?

El Consejo de Administración de una empresa decide sobre los dividendos. Eligen entre distribuir los beneficios como dividendos o reinvertirlos en nuevos proyectos.

La política de dividendos implica un equilibrio entre mantener las ganancias y pagar dividendos.

Las políticas de dividendos tienen como objetivos:

  • Maximizar la riqueza de los accionistas
  • Garantizar financiación suficiente

Al establecer una política de dividendos, la gerencia debe equilibrar los ingresos para los accionistas (dividendos) y el crecimiento de la empresa (ganancias retenidas).

Para una política de dividendos racional, una empresa debe considerar:

  • Disponibilidad de efectivo para dividendos después de cubrir deudas, gastos de capital y capital de trabajo (Flujo de Caja Libre para el Patrimonio – FCLP)
  • Disponibilidad de proyectos rentables (Rentabilidad del patrimonio – ROE > Rendimiento requerido)

Cómo funciona una Política de Dividendos

Las empresas a veces recompensan a sus accionistas comunes con dividendos, que son pagos regulares de las ganancias. 

Esto proporciona un ingreso estable, lo que hace que las acciones que pagan dividendos sean populares entre los inversores.

Una política de dividendos es crucial para estas empresas. Define:

  • La frecuencia de los pagos de dividendos (mensual, trimestral o anual)
  • La fecha de los pagos
  • La cantidad pagada a los accionistas

El equipo directivo decide sobre los factores de los dividendos, incluidas opciones de pago como efectivo o reinversión a través de DRIP.

Existen tres políticas de dividendos: estable, constante y residual. Las empresas sin política reinvierten las ganancias para el crecimiento.

Tipos de Políticas de Dividendos

Las políticas de dividendos determinan cómo una empresa distribuye sus ganancias a los accionistas. Aquí hay tres tipos comunes:

Política de dividendos estable

Una política de dividendos estable, común y sencilla, busca dar a los accionistas un dividendo anual consistente y predecible, sin verse afectado por las fluctuaciones en las ganancias de la empresa. 

Se alinea con el crecimiento a largo plazo de la empresa, brindando mayor certeza en la cantidad y el momento del dividendo.

Política de Dividendos Constante

Una política de dividendos estable puede no aumentar los dividendos en años prósperos, mientras que una política de dividendos constante paga un porcentaje fijo de las ganancias, lo que lleva a dividendos volátiles.

Esta volatilidad dificulta la planificación financiera debido a la imprevisibilidad de las ganancias y los dividendos.

Política de dividendos residual

La política de dividendos residual también es altamente impredecible, pero algunos inversores la consideran la única política de dividendos aceptable.

Bajo esta política, la empresa distribuye dividendos después de asignar fondos para gastos de capital (CAPEX) y capital de trabajo.

Reflexiones Finales

En conclusión, las decisiones de política de dividendos son fundamentales para la estrategia financiera de una empresa y las relaciones con los inversores. 

Se equilibran los retornos para los accionistas con el crecimiento y la estabilidad de la empresa. 

Comprender los diferentes tipos de políticas de dividendos y los factores que influyen en estas decisiones puede ayudar a los inversores a tomar decisiones informadas y a las empresas a optimizar su rendimiento financiero.

Leer en otro idioma